Sassoli: "No podemos permitir un fracaso de la COP26. Los países de la UE y del G20 deben liderar el camino" 
 

Declaración del presidente del Parlamento Europeo previa a la cumbre COP26 en Glasgow

"En pocas horas, en Glasgow, comenzará la COP26. No podemos permitirnos un fracaso. El Informe de la ONU sobre la Brecha de Emisiones deja claro que los actuales planes nacionales para hacer frente al cambio climático distan mucho de poder ser considerados como suficientes. Si nos tomamos en serio el objetivo de limitar el calentamiento global a 1,5 grados, con respecto a los niveles preindustriales, debemos convertir nuestras ambiciones en políticas claras y realizables".
 
"Las naciones del G20 deben liderar el camino en la COP26, sobre todo porque somos responsables del 80% de las emisiones de gases de efecto invernadero del mundo. Necesitamos que cada uno de nuestros Estados se comprometa a seguir el ejemplo de la UE y lograr la neutralidad climática para 2050. Esto debe ir acompañado de planes concretos sobre cómo alcanzar ese objetivo, como el paquete de la UE Fit for 55".

"La semana pasada, las y los eurodiputados pidieron a la Comisión Europea la creación de un Club Internacional del Clima que incluya también a otros grandes países emisores para establecer normas comunes y aumentar las ambiciones en todo el mundo, incluso a través de un mecanismo común de ajuste en la frontera del carbono".
 
"Tras cuatro años de ausencia, volvemos a tener en Washington un socio que se toma en serio la amenaza que supone el cambio climático. Un ejemplo de esta colaboración es la iniciativa liderada por la UE y Estados Unidos para reducir las emisiones de metano en al menos un 30% para 2030. Tenemos que conseguir que el mayor número posible de países para que se unan a este proyecto".
 
"Por último, debemos asegurarnos de que la transición a una economía verde reduzca y no amplíe las desigualdades. Esto se aplica tanto dentro de nuestras sociedades como en el resto del mundo. En Europa, necesitamos fondos para proteger a los más vulnerables y garantizar que los trabajadores tengan las habilidades que necesitan en la nueva economía verde. A nivel mundial, los países desarrollados deben cumplir su promesa de recaudar al menos 100.000 millones de dólares para ayudar a los países en desarrollo a hacer frente al cambio climático. Las economías emergentes también deberían empezar a contribuir a este fondo a partir de 2025. Se necesita un plan claro para garantizar que cada país contribuya en su justa medida".